Cuando la fotografía olía a vinagre. Fotos: SACASAS

SACASASHombre y Pasaje Hernandez, Bogotá

Cuando la fotografía olía a vinagre.

Era como  entrar en una discoteca. Oscuro, apenas iluminado por una luz roja o ámbar que se derramaba por los objetos dejando los bordes imprecisos, difuminados al contacto con las sombras; cuando no la tiniebla total, tanto, que podías ver los pensamientos flotando en ese espacio ahora infinito, que solo reaparecía cuando el tacto torpe determinaba la existencia de límites a medida que manipulabas los trastos del oficio. También magia y misterio. Magia porque de la nada surgían personas y cosas. Misterio porque sólo al final del proceso podías estar seguro de que obtendrías algo. Todo esto envuelto siempre en un vaho espeso, casi palpable, de aromas acres que se pegaban al cuerpo, a la ropa y por lo visto también a los recuerdos. Y al final – como dioses- decir “hágase la luz” y ella, rauda, rehacía el universo “real” en un santiamén y lo que había sido negrura, pasando luego, por fantasmales sombras sanguinolentas, ahora, podía apreciarse en todo el esplendor de la imagen fotográfica contemplándonos desde la bandeja de líquido fijador. Seres, adustos unos, contentos los otros. Piedras, en el caótico orden natural o en orden y concierto humanos, aunque el tiempo poco a poco las lleve de nuevo a su “desconcertado” origen. Ciudades, también de piedra, fundida ahora y pobladas de luz 24 horas al día. Paisajes, mares, naturalezas vivas y muertas, sucesos y sobre todo… los Muertos…….muertos que perviven y persisten pegados al papel convertidos en negro haluro de plata. Y es que el color, inventado años ha, no suplantaba al blanco y negro que,insistía (e insiste) en permanecer apoyado en su virtual manera de enseñarnos la realidad distinta a como la vemos.
El ácido Acético (vinagre), el hiposulfito de sodio, el revelador y los cuartos oscuros aún existen y probablemente seguirán existiendo mucho tiempo, pero cada vez menos y para fines muy específicos haciendo que la fotografía ya no huela a vinagre.

SACASAS

En este post el menú será entonces: Fotos a la vinagreta.Años 80s

SACASAS Campanario y Catedral, Cartagena de Indias

Caminando Catalunya. Más imágenes de Vilafranca del Penedés. Fotos: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar.

DSC_0102

 

DSC_0090

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0095DSC_0107

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vitivinícola “Torres”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colombia la bella. Salento. Fotos y texto: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

Palmas de cera. Quindío, ColombiaCeroxylon Quindiuense. Palma de cera. Quindío.

 

Salento

 

El municipio de Salento, es el más antiguo del departamento del Quindío, recostado contra el borde occidental de la cordillera central a una altura sobre el nivel del mar de casi 2000 metros y rodeado de montañas reverdecidas por la abundancia de agua. A pesar de ser muy visitado por el turismo regional el poblado mantiene su pintoresca y peculiar arquitectura plena de colorido y la abundancia de visitantes que se mezclan con los lugareños en sus animadas calles plenas de pequeños comercios  reclamando compradores, dan al pueblo una vitalidad constante. En la calle central, una cantina como dios manda, sin turistas, muchos billares de tres bola, olor a cerveza y orines, y el inconfundible sonsonete de los corridos o Los trovadores de Cuyo llenando el fondo sonoro.

Valle de Cocora, Quindío, Colombia.

  
  La característica más destacable de la zona es probablemente sus palmas de cera (Ceroxylón Quindiuense), la especie de palma más alta del mundo, alcanza los 60 metros, además es la que crece a mayor altitud de todas sus similares. Elegida oficialmente como ‘Arbol nacional de la república de Colombia’ son de destacar las que crecen en el Valle de Cocora, a pocos kilómetros de Salento y de las cuales publico unas imágenes.

 

    

Para terminar con la nota haré mención especial del maravilloso y ‘sui generis’ museo de arte y artesanía que mi amigo Guillermo Rios tiene en un recodo del camino bajo una gran peña llegando al poblado, del cual (el museo) publicaré una entrada completa de fotos.

 

Salento, Quindío, Colombia.Salento, Quindío. Plaza central

 

 

Colombia La Bella. Fotos: SACASAS

Clik en las imágenes para ampliar

Debido al viaje a Colombia se me dificultó actualizar el Blog. De nuevo en casa y con material para publicar espero en esta semana retomar el ritmo tanto en este como en la versión Blogger. Esperando que disculpen la tardanza comienzo con un par de imágenes y en el próximo vendrá una crónica sobre este hermoso país del extremo noroccidental de Sur América.

 

 

Salento Quindío. Arte popularSalento, Quindío. Colombia. Arte popular

 

 

 

Casa de Salento, Quindío, Colombia.Casa en Salento, Quindío. Colombia

Más gente. Fotos: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar.

 

 

La gente es la principal protagonista de la historia de la fotografía, sus expresiones y actitudes siempre tienen algo que decirnos desde el instante eterno.

 

JosebaPersonaje

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jerónimo

 

Barbacoa del Antic.

“El Cagada” en Las Ramblas (Sant Jordi). Fotos: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

El autor de este Blog en su primer Sant Jordi como autoeditor participa, gracias a la colaboración de los amigos de “Libro de la Vorágine”, con la exhibición del libro en un puesto en Las Ramblas (eso no quiere decir necesariamente  que se haya vendido). Aquí en las imágenes un par de curiosidades y “El Cagada y otros cuentos” en el reconocido paseo de Barcelona.

P.D: Una semana depués informo que se vendieron dos ejemplares ese día. En el momento de escribir el post no lo sabía.

Escritor maldito
“Los escritores Malditos” (Cada vez hay menos)

¿Sant Jordi? No, el Drac

 

 

   ¿Sant Jordi?….No; El Drac.

 

"El Cagada" en Las Ramblas

 

 

“El Cagada” en Las Ramblas.