Cuando la fotografía olía a vinagre. Fotos: SACASAS

SACASASHombre y Pasaje Hernandez, Bogotá

Cuando la fotografía olía a vinagre.

Era como  entrar en una discoteca. Oscuro, apenas iluminado por una luz roja o ámbar que se derramaba por los objetos dejando los bordes imprecisos, difuminados al contacto con las sombras; cuando no la tiniebla total, tanto, que podías ver los pensamientos flotando en ese espacio ahora infinito, que solo reaparecía cuando el tacto torpe determinaba la existencia de límites a medida que manipulabas los trastos del oficio. También magia y misterio. Magia porque de la nada surgían personas y cosas. Misterio porque sólo al final del proceso podías estar seguro de que obtendrías algo. Todo esto envuelto siempre en un vaho espeso, casi palpable, de aromas acres que se pegaban al cuerpo, a la ropa y por lo visto también a los recuerdos. Y al final – como dioses- decir “hágase la luz” y ella, rauda, rehacía el universo “real” en un santiamén y lo que había sido negrura, pasando luego, por fantasmales sombras sanguinolentas, ahora, podía apreciarse en todo el esplendor de la imagen fotográfica contemplándonos desde la bandeja de líquido fijador. Seres, adustos unos, contentos los otros. Piedras, en el caótico orden natural o en orden y concierto humanos, aunque el tiempo poco a poco las lleve de nuevo a su “desconcertado” origen. Ciudades, también de piedra, fundida ahora y pobladas de luz 24 horas al día. Paisajes, mares, naturalezas vivas y muertas, sucesos y sobre todo… los Muertos…….muertos que perviven y persisten pegados al papel convertidos en negro haluro de plata. Y es que el color, inventado años ha, no suplantaba al blanco y negro que,insistía (e insiste) en permanecer apoyado en su virtual manera de enseñarnos la realidad distinta a como la vemos.
El ácido Acético (vinagre), el hiposulfito de sodio, el revelador y los cuartos oscuros aún existen y probablemente seguirán existiendo mucho tiempo, pero cada vez menos y para fines muy específicos haciendo que la fotografía ya no huela a vinagre.

SACASAS

En este post el menú será entonces: Fotos a la vinagreta.Años 80s

SACASAS Campanario y Catedral, Cartagena de Indias

Cuando la fotografía olía a vinagre IV. Fotos y texto: SACASAS.

PICT1095b (27)

 

Cuando la fotografía olía a vinagre IV.

Seguimos con la serie sobre la fotografía analógica, poco a poco porque he estado escanenando más de 6 000 fotos de mi archivo en película. Hoy imágenes de Cartagena, Cali y Medellín.

PICT0894a (28)

PICT0966

 

PICT0970b (20)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PICT1129g (7)

 

PICT0970d (17)

Cuando la fotografía olía a vinagre III- Fotos y texto: SACASAS.

PICT0788

Cuando la fotografía olía a vinagre III

 

Escaneando el antiguo archivo de fotografía analógica, que estuvo olvidado en un rincón varios años, publico algunas imágenes de Cartagena, el Pasaje Hernadez de Bogotá y algunos personajes de interés. Seguirá una serie con este título que ya tuvo un par de entradas antes, de las cuales suministro el link. El digitalizar las fotos no puede evitar una pérdida de calidad que tendremos que aceptar en aras de que las imágenes se puedan ver. Espero las disfruten.

SACASAS

https://gasasol.wordpress.com/2013/04/05/cuando-la-fotografia-olia-a-vinagre-ii-fotos-sacasas/

https://gasasol.wordpress.com/2013/04/03/cuando-la-fotografia-olia-a-vinagre-fotos-sacasas/

PICT0729

 

PICT0648

 

PICT0806

PICT0684

PICT1095d (18)

 

PICT0688

Los increíbles hombres en sus máqunas voladoras II. Fotos y texto: SACASAS.

Palmaseca. Valle del Cauca.

 

Los increíbles hombres en sus máqunas voladoras II.

En el Link: https://gasasol.wordpress.com/2013/06/24/los-increibles-hombres-en-sus-maquinas-voladoras-texto-y-fotos-sacasas/  se puede encontrar la primera parte de este  post donde, a grandes rasgos, describo la situación de la aviación en el 2013 hoy en día la cosa no ha variado mucho, incluso, se ha agravado si consideramos el estado actual de Boeing y su 747 Max varado en tierra a la espera de la recertificación por largos meses (aún no se resuelve) esto sumado a otros problemas que han salido a la luz y que tienen a la compañía de Seattle en la cuerda floja, que no enumeraremos aquí para no cansar a los lectores (hay abundante información al respecto en la red).

En las imagenes de la entrada, una maravillosa tarde en el aeropuerto Bonilla Aragón, Palmaseca, Pálmira, Colombia, con presencia doble de arco iris mientras esperaba vuelo a Bogotá para enlazar a Barcelona, disfrutenlas.

Sacasas.

Aeropuerto de Palmaseca, retorno.

Palmaseca. Cali.

Palmaseca VAlle del Cauca.

DSC_0452

Palmaseca. Cali.

Mi Buenaventura…Colombia. Fotos y texto: SACASAS.

Buenaventura, Colombia.

 

Caminando Colombia

 Mi Buenaventura

Hotel Estación. Buenaventura.

Hacía cuatro años de haber llegado a este valle de lágrimas y ya había cruzado el Atlántico en un enorme vapor italiano el Américo Vespucci, la primera tierra colombiana que tocamos (viajaba con mi madre y mi hermano menor aún de brazos) fue Cartagena de Indias en el Caribe de allí el majestuoso buque cruzó el itsmo de Panamá y navegando hacia el sur, ya en el Pacífico, arribó a Buenaventura nuestro lugar de desembarco. De la brumosa memoria que se conserva de tan temprana edad recuerdo, claramente, la bahía mansa de aguas espesas y ocres cubierta de nubes, el malecón con su baranda de concreto ennegrecido por la humedad (ya no existe la baranda) y el Grand Hotel donde pasaría la primera noche en este país del cual (el país) solo saldría mas de cuarenta años después. El hotel volvería a verme otras veces  porque íbamos en el tren vaporino a recibir el barco donde navegaba mi progenitor, cinco horas de vía estrecha en medio del verdor primero montañoso y luego la selva tropical humeda, la Manigua. Luego, en tiempos más agitados, retornaría a esta encantadora ciudad si bien; no muy estética, la manigua se lo come todo menos a la gente, la mayoría de ébano, alimentados con piangua (molusco) y arroz con tollo (tiburoncito); fueron días y noches de calle, de cantar en El Campin y El Monterrey o en bares de La Pilota, de dormir en viejos barcos varados en la orilla dell barrio palafítico de San José, de idas a Islalba, la Bocana o Juanchaco, de mariscos. pescados chontaduro y, sobre todo, el cariño con que siempre fuí acogido, por todo esto digo con propiedad: Mi Buenaventura

Grand Hotel. Buenaventura.

Los primeros asentamientos españoles en la profunda bahía fueron en el siglo XVI y a orillas del río Anchicayá que desemboca en ella, aunque La Wiki no lo menciona  el Adelantado Don Pascual de Andagoya se considera su primer fundador, que tuvo los títulos, residió allí y allí falleció su segunda esposa . Trescientos años después y por decreto del presidente de la república Francisco de Paula Santander el 26 de julio de 1827, esta vez sobre la isla de Cascajal y en medio de los estuarios del, ya citado, Anchicayá y el Dagua cuando se abren a la bahía.
Es el principal puerto del país y ahora se llega por una mágnífica carretera de puentes y túneles de doble calzada. A pesar de los réditos que le produce a la nación esta la retribuye de mala manera y entre la falta de inversión pública y las difíciles condiciones del terreno la hacen una ciudad con múltiples problemas de pobreza y urbanismo.
De todas maneras siempre será Mi Buenaventura…

SACASAS

Bahía de buenaventura.

Hotel Estación. Buenaventura.

Buenaventura, Motociclista.

Buenaventura. Colombia.Hotel Estación, Buenaventura.

 

Riosucio (Caldas), niebla y otras historias. Fotos y texto: SACASAS.

Riosuxio, Caldas. Templo de San Sebastián.

Caminando Colombia

Riosucio (Caldas), niebla y otras historias.

Templo La Candelaria. Riosucio, Caldas.

Otra vez los curas, como en Jardín (post anterior), pero estos no huían de los radicales y eran dos, acompañados de sus respectivas feligresías fundaron, en abierta rivalidad y muy próximos entre sí,  corriendo el mes de agosto de 1819, dos poblaciones  de nombre Quiebralomos y La Montaña. Está rivalidad que duro un tiempo y llegó a incluir al mismísimo Diablo en su tira y afloje terminó zanjándose con la unión de los dos pueblos bajo el nuevo nombre de Riosucio, por eso su característica disposición de dos plazas con sus respectivas iglesias (San Sebastián y La Candelaria) ambas principales y a menos de 200mts una de otra.

 

Riosucio, Caldas, Colombia.

El Diablo antiguo protagonista de las inquinas vecinales pasó a presidir las fiestas que cada dos años inundan la población y que por años se denominaron El Carnaval del Diablo de Riosucio pero que, con los aires puritanos que se respiran en este extraño siglo, terminó eliminándose el diablo de la denominación. Aprovecho para aclarar que todos los carnavales son del diablo, el término significa “fin de las carnes” (también carnestolendas) y se celebran tres días antes del miércoles de ceniza que es el comienzo de la penitencia (cuaresma, abstención de carnes) es decir: nos entregamos al pecado estos tres días y después, el que peca y reza empata. Dicho esto, el de Riosucio al ser en enero (como el de Pasto) no son carnavales en propiedad. “Fiestas del Diablo ” propongo con perdón de los pacatos.

Templo San Sebstián. Riosucio, Caldas, Colombia.

A diferencia de Jardín, tan organizadito él, Riosucio es mucho mayor y su crecimiento ha sido desordenado girando alrededor del café y de la carretera Cali -Medellín que aún la atraviesa por el pleno centro de la ciudad, esta ruta terminó perdiendo importacia al abrirse la variante por Chinchná sin embargo esto afectó poco pues su movimiento comercial es evidente y las calles están plenas de gente .                                                                                                                                Pasé la noche allí de paso hacia Cali y al amanecer la niebla vistió la ciudad de fantasmales visos que las cámaras digitales no acaban de percibir del todo. Era una atmósfera digna de la ciudad del Diablo.

SACASAS

Riosucio, Caldas, Colombia

Riosucio, Caldas, Colombia.

Riosucio, Caldas, Colombia.

 

 

Los colores de Jardín. Fotos y texto: Sacasas.

Jardín, Antioquia.

 

Caminando por Colombia.

Los colores de Jardín.

Antioquia.

Plaza. Jardín, Antioquia.

Fundado por curas que huían de la persecución de Mascachochas (Mosquera), general radical él, por allá en 1863 – 1864. El pueblo aún refleja una gran religiosidad que debe venir desde su fundación. Cuentan que uno de los primeros en llegar a la región exclamó al contemplarla desde el Alto de las Flores: ¡Pero si esto es un jardín! seguro impresionado por la exhuberancia de la comarca entonces plena de Yarumos refulgentes; de ahí el nombre que ostenta esta cromática población rezumante de agua en forma de arroyos, ríos, cascadas y la lluvia que moja frecuentemente sus calles. El color presente ya de por sí en flores y pájaros, de gran variedad, ha invadido las casas y construcciones del pintoresco pueblo. Su población no llega a los 14 000 habitantes pero su prosperiad es evidente debida a la producción del café y más recientemente a la visita constante de foráneos atraídos por su singularidad.

SACASAS

Flores. Jardín, Antioquia.

 

Jardín, Antioquia. Plaza del pueblo.

 

Chiva. Jardín, Antioquia.

Jardín, Antioquia.

 

Jardín, Antioquia. Costado de la plaza.

Perfiles férreos. Fotos y texto: SACASAS.

Perfiles férreos. Castellet.

 

Perfiles férreos

En la última caminata al poblado de Castellet me sorprendió encontrar estos perfiles finamete recortados en una gruesa lámina de hierro, alguna coloreada. No tengo idea de quién es el artista ni la técnica utilizada para cortar el material tan finamente, en todo caso ahí lo dejo.

SACASAS

Pérfiles férreos.

 

Perfiles férresos.

 

Perfiles Férreos.

 

Perfiles férreos.

Caminando Catalunya: Castellet y el Pantano de Foix. Fotos y texto: SACASAS.

Castellet. Tarragona.

 

Caminando Catalunya: Castellet y el pantano del Foix.

El castillo de Castellet (castillito en catalán)construido por allá en el siglo X con la finalidad de defender la frontera entre cristianos e islámicos, entre La marca Hispánica y Al-andalus; al descender hacia el sur esta frontera el castillo perdió su función militar y pasó a ser sede de diferentes señores y hoy es propiedad de la Fundación Abertis. Rodeado de un pequeño poblado feudal y coronado por una capilla mantiene una unidad arquitectónica incluso en las pocas construcciones modernas que hay. Está a 4 km de L´Arboç que estuvo bajo su señorío y hoy es bastante más grande que nuestro protagonista.

En las primeras décadas del siglo XX se decidió represar el río Foix, que corre alos pies del castillo y crear el Pantano del Foix que hoy enmarca a Castellet dándole más magnificencia a todo el entorno ya de por sí hermoso.

Sacasas

Pantano de Foix. Castellet.

DSC_0417

Pantano del Foix, Tarragona.

DSC_0405

Castellet. Penedes.

Nicho. Castellet. Tarragona.

Josep María Jujol III. Fotos y texto SACASAS.

Casa dels Ous. JosepMa. Jujol. Despí.

 

Torre del Ous i Casa Planells

Terminamos la serie del arquitecto Jujol con un par de construcciones, probablemente de las más interesantes de este arquitecto modernista que en realidad rebasaba los límites de esta escuela e iba ·”a su bola”. Son ellas La Torre de la Creu (de la Cruz) más conocida como Torre dels Ous (de los Huevos) por las formas de su cubierta y situada al lado de la estación de San Joan Despí y la otra, la Casa Planells que vuela grácil desde su pequeño lote por sobre la avenida Diagonal de la Gran Barcelona.

DSC_0150

La de La Creu es uno de los proyectos más aventurados del maestro  que aquí se desbordó en múltiples espacios curvos, surrealismo. dadaísmo, incluso sicodelia y, como siempre, la luminosidad de los colores generosos que lo caracterizan.

Casa dels Ous. Josep Ma. Jujol. Despí.

La Casa Planells parca en decorados pero ágil como un ave, se remonta por los aires para conquistar un entorno más amplio a pesar de lo constreñido de su planta, es la preferida del actor John Malcovitch gran admirador de Jujol. Disfruten las imágenes que no están en orden pero es imposible confundirlas.

SACASAS

 

Casa Planells, Josep Ma. Jujol. BCN.

 

Casa dels ous, Josep Ma. Jujol. Despí.

DSC_0151

Casa dels Ous. Josep Ma. Jujol. Despí.