Cuando la fotografía olía a vinagre. Fotos: SACASAS

SACASASHombre y Pasaje Hernandez, Bogotá

Cuando la fotografía olía a vinagre.

Era como  entrar en una discoteca. Oscuro, apenas iluminado por una luz roja o ámbar que se derramaba por los objetos dejando los bordes imprecisos, difuminados al contacto con las sombras; cuando no la tiniebla total, tanto, que podías ver los pensamientos flotando en ese espacio ahora infinito, que solo reaparecía cuando el tacto torpe determinaba la existencia de límites a medida que manipulabas los trastos del oficio. También magia y misterio. Magia porque de la nada surgían personas y cosas. Misterio porque sólo al final del proceso podías estar seguro de que obtendrías algo. Todo esto envuelto siempre en un vaho espeso, casi palpable, de aromas acres que se pegaban al cuerpo, a la ropa y por lo visto también a los recuerdos. Y al final – como dioses- decir “hágase la luz” y ella, rauda, rehacía el universo “real” en un santiamén y lo que había sido negrura, pasando luego, por fantasmales sombras sanguinolentas, ahora, podía apreciarse en todo el esplendor de la imagen fotográfica contemplándonos desde la bandeja de líquido fijador. Seres, adustos unos, contentos los otros. Piedras, en el caótico orden natural o en orden y concierto humanos, aunque el tiempo poco a poco las lleve de nuevo a su “desconcertado” origen. Ciudades, también de piedra, fundida ahora y pobladas de luz 24 horas al día. Paisajes, mares, naturalezas vivas y muertas, sucesos y sobre todo… los Muertos…….muertos que perviven y persisten pegados al papel convertidos en negro haluro de plata. Y es que el color, inventado años ha, no suplantaba al blanco y negro que,insistía (e insiste) en permanecer apoyado en su virtual manera de enseñarnos la realidad distinta a como la vemos.
El ácido Acético (vinagre), el hiposulfito de sodio, el revelador y los cuartos oscuros aún existen y probablemente seguirán existiendo mucho tiempo, pero cada vez menos y para fines muy específicos haciendo que la fotografía ya no huela a vinagre.

SACASAS

En este post el menú será entonces: Fotos a la vinagreta.Años 80s

SACASAS Campanario y Catedral, Cartagena de Indias

“El Navío” y algunas imágenes sueltas. Fotos y texto: SACASAS.

DSC_0280

Hoy un minicuento escrito por allá en el 79 acompañado de imágenes al azar:

 

El navío

 

 

 

Rifadas las gavias y la mayor parte del velamen la embarcación navegaba a remolque de un par de foques persistentes. El temporal, sobre una mar plena de espumas y color aceite, se alejaba por estribor y el sol, a babor, comenzaba a pintar de tonos infernales la negritud de la tormenta.

Una vez amainaron los elementos y aparejada la única vela disponible la nave,  retomó el curso de las olas enrumbándose hacia su mítico destino. En lo alto de la cofa entre los restos del trapo destrozado, el vigía valiéndose de una lente de varias fases dimensionales escrutaba el horizonte sin hallar nada de interés.

DSC_0462

 

Quince días más habrían de sumarse a los largos meses de ignotas singladuras, escasos de agua y alimentos en un barco apenas gobernable…….. Y una tarde de sol esplendente desde lo alto de la arboladura se escucharon voces de avistamiento, por proa cayendo a estribor.

La mar, como detenida por una fuerza misteriosa formaba una pared y terminaba junto a las estrellas. El bajel empujado con suavidad por un viento tibio saltó con elegancia al vacío. Había llegado al fin del mundo………

SACASAS

Nov. 1979. Bogotá.

DSC_0450

 

Por si acaso, aquí un pequeño glosario.

Glosario

 

 

Gavias: Tipo de vela

Foque: Velas triangulares delanteras ligadas al bauprés en proa.

Cofa: Canasta en lo alto del palo mayor donde se ubicaba el vigía.

Singladura: Distancia recorrida por el barco.

Estribor: Derecha.

Babor: Izquierda.

Arboladura: conjunto de palos de los veleros.

“Columpio de vuelo” e imágenes. Texto y fotos: SACASAS

Clic en las imágenes para ampliar.

DSC_0218

Un pequeño ejercicio literario:

Columpio de vuelo

Retenía la respiración mientras el columpio de vuelo se remontaba sobre el abismo, abierto a un paisaje que se extendía a lo lejos rodeado de escarpadas sierras. El mundo parecía perfecto con ese cielo límpido  irrigado  a plenitud por un sol generoso y los árboles,  sacudían la brisa al mismo son que producían las cuerdas del columpio a medida que giraban y se enrollaban en el pilar.
Para quien no conoce este artilugio, consiste en un mástil firmemente anclado al suelo  sobre el cual giran una o varias cuerdas resistentes y está plantado junto a un abismo. El” columpiante”, bien asido a la soga, corre por el terreno plano y se lanza al abismo para volver a correr y luego en sentido contrario cuando esta se enrolla, logrando momentos de altura  ,distancia y velocidad, exultantes.DSC_0198
Ahora que el viento redoblaba su frío golpe a medida que la velocidad crecía, la sensación de volar era mayor y el vértigo se acogotaba en la boca del estomago, el paisaje pasaba en una instantánea de rayados colores y el universo entero explotaba en adrenalina escapando por el cordón de la espalda, pájaros vaporosos  delineando el espacio mientras los oídos zumbaban en el torbellino.

DSC_0206

  No se dónde más existen estos columpios de vuelo pero solo los he visto en el departamento del Valle del Cauca sobre el borde de la cordillera occidental en Colombia, Suramérica. Se levantan en las casa-fincas de veraneo que salpican las pronunciadas laderas rebosantes de agua y verdor . No tiene nada raro que sus orígenes sean prehispánicos y son numerosos los ejemplo de ejercicios con cuerdas donde además se tejen motivos variados a medida que los danzantes se mueven en el terreno. Es deporte de alto riesgo, si la cuerda se rompe el golpe puede ser mortal dependiendo de la altura sobre la que vuele el columpio. No dispongo de estadísticas al respecto, pero teniendo en cuenta que se utiliza por lo general sin ninguna clase de protección, supongo que habrá habido casos.Total viene de unos tiempos en que esas cosas (de la seguridad) no se tomaban en consideración, vaya uno a saber si pasaban más accidentes o no..DSC_0194
Nuestro columpiante del principio, embebido en sus sensaciones al límite siguió siendo pájaro y la cuerda…………..no se rompió. Como un cordón umbilical  mantuvo alimentados sus sueños.     DSC_0195

 Las imágenes corresponden a Barcelona invernal y el columpio tendrán que imaginarlo porque no dispongo de ninguna foto.

Personajes en blanco y negro. Fotos y texto: SACASAS.

Clic en las imágenes para ampliar.

DSC_0320b

 

DSC_0209b

 

 Al fin he podido ir sacando tiempo para un post, las vueltas burocráticas me tienen de aquí para allá y viceversa. Más adelante a ver si toco el tema con detenimiento porque, aunque es un problema particular, se le adjuntan muchas cosas que son de padecimiento e interés general. Ya en el tema de hoy he escogido en las imágenes de archivo y alguna más reciente, una serie de personajes interesantes ópticamente hablando y los he presentado en blanco y negro un poco para cambiar el tono del Blog como para resaltar la personalidad del retratado, siempre mejor en ausencia del color. Espero sea de su agrado.

 

SACASAS

DSC_0244B

DSC_0310b

“Algo” e Imágenes de luz invernal. Fotos y texto:SACASAS

Clic en las imágenes para ampliar.

 

DSC_0172b

 

 

Algo

 

No se me ocurre nada de que escribir y podría escribir sobre eso, sobre “nada” pero  en una entrada anterior ya hablé sobre el asunto y no quiero auto plagiarme, pero el caso es que tengo que escribir sobre algo porque el blog no puede vivir solo de fotografías así que se me ocurre  (usando el mismo truquito del artículo sobre “Nada”) escribir sobre “algo”. Para empezar diremos que es lo contrario de “nada”, me dirán que no, que lo contrario de “nada” es “todo”, y tienen razón en parte porque no podrán negar que si ese algo es lo único que existe, abarcaría todo, incluso podríamos definir “El Todo” como ese “algo” que es lo único que existe. Pero claro hablar de todo resultaría un poco extenso para un artículo en el Blog así que solo hablaremos de “algo”, pero no de algo en particular sino de algo en general……….ya estamos otra vez, algo en general sería todo y  para hablar de algo en particular tendríamos que delimitar o definir ese algo que no es otro que el mismo algo, diríamos mejor que vamos a hablar de la particularidad de “algo”. Empiezo a no entender lo que estoy escribiendo y sigo adelante esperando que la indulgencia del lector y su inteligencia, probablemente mayor de la de quien escribe, dilucide las incoherencias que estoy tejiendo.  Algo me dice que como en el caso de “Nada” me estoy metiendo en camisa de once varas.

DSC_0185

 

DSC_0171

 Hay un algo, “El algo”,  que en la zona andina colombiana se refiere a un bocado liviano entre comidas, una merienda digamos, allí tiene otros sinónimos igual de curiosos: onces, mediasnueves (supongo que se referían a la hora en que se tomaban). Pero tampoco este es el algo del cual queríamos hablar. Es más sutil. Es decir algo sobre “algo”, no sobre cualquier cosa, es ir al corazón de la palabra que de tanto repetirla ha perdido el corazón. En fin está claro que no tenía algo para decir. Pero algo es algo.

SACASAS

DSC_0180b

Link de la antítesis de este artículo: https://gasasol.wordpress.com/2013/05/11/nada-de-titulo-y-un-par-de-fotossacasas/

DSC_0178

Hurgando el archivo. Fotos: SACASAS

Clic en las imágenes para ampliar.

Circo y personaje.

 

 Hoy más imágenes de archivo.Mientras retomo la pluma que por cuestiones del trasegar por la subsitencia no ha podido volver a encontrarse con el papel.

SACASAS

Barco y reloj.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anticuario.

 

DSC_0417

 

Atracciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Txema Bofill. Homenaje póstumo. Fotos y texto:SACASAS

Clic en las imágenes para ampliar

 

DSC_0307

 

 

Txema Bofill

  Escribir obituarios es de lo más difícil, sobre todo cuando la persona que se ha ido es muy próxima a quien escribe, muchas cosas se agolpan en la mente pero ninguna parece apropiada. De modo, que lo mejor, es hablar del hombre vivo, el que debe seguir existiendo dentro no del recuerdo sino en el espíritu mismo. Txema Bofill ¿cómo no ser catalán? Nacido en La Bisbal  d` Empurdá una tranquila ciudad capital de la comarca. inundada de variadas y coloridas cerámicas, y rodeada de la verde campiña del norte de Catalunya.

Txema y familia.

 

DSC_0315

Llegó a Barcelona apenas balbuceando el Castellano y un joven de familia tradicional y acomodada llegó a enamorarse de tal manera de La Libertad, así con mayúsculas, que se convirtió en la razón central de su existencia. Así, se dedicó a conjugar el verbo liberar en toda su amplitud lanzándose a la aventura tanto personal como política, de la búsqueda  de Eleuthera (libertad para los griegos)                  y no cejó en su empeño hasta que la Parca corto el hilo de su existencia. Recorrió los asfaltados caminos de Francia y Suecia para luego, bajo el domo verde de las selvas de la Orinoquia, entre Venezuela y Colombia  recorrer sus caminos enfangados antes de ser testigo, también, de la Nicaragua de los sandinistas recién encumbrados al poder  después de años de sangre, sudor y lágrimas. Retornó a la Península Ibérica, primero a Barcelona y hace pocos años cerró el círculo volviendo a La Bisbal de sus padres donde la tierra volvió a la tierra.

DSC_0179

 Txema un abrazo, continuaremos tu camino hasta que, a su vez, la Parca nos obligue a claudicar. ¡Hasta siempre Company  y sobre todo, Amigo!

 

 

Lumi y Chema.

DSC_0105

Quince mil entradas. Fotos y texto: SACASAS

Clic en las imágenes para ampliar.

 

DSC_0047

DSC_0066b

Quince mil entradas

 

 
Sumando los dos blogs gasasol.wordpress.com y gasasol.blogspot.com “Grabado de la Luz” y “El Grabado de la Luz” respectivamente acaban de superar las quince mil (15 000) entradas, cantidad no muy escandalosa para las cifras que se mueven en el internet “viral” pero sí más que suficiente para continuar con el empeño y pensar que no ha sido inútil el tiempo DSC_0037empleado en mantener activas las páginas dos o tres veces cada mes con imágenes y textos, originales del autor, buscando temas que puedan interesar a la mayoría sin exagerar el tono autobiográfico, ese autobombo que satura la red. Espero no se me agoten las fuentes y pueda continuar arrojando letras e imágenes sobre el papel digital de las pantallas y que tampoco padezcan de agotamiento los amables lectores de mis páginas. Gracias a todos ellos.

SACASAS

DSC_0155

 

DSC_0103