Cuando la fotografía olía a vinagre. Fotos: SACASAS

SACASASHombre y Pasaje Hernandez, Bogotá

Cuando la fotografía olía a vinagre.

Era como  entrar en una discoteca. Oscuro, apenas iluminado por una luz roja o ámbar que se derramaba por los objetos dejando los bordes imprecisos, difuminados al contacto con las sombras; cuando no la tiniebla total, tanto, que podías ver los pensamientos flotando en ese espacio ahora infinito, que solo reaparecía cuando el tacto torpe determinaba la existencia de límites a medida que manipulabas los trastos del oficio. También magia y misterio. Magia porque de la nada surgían personas y cosas. Misterio porque sólo al final del proceso podías estar seguro de que obtendrías algo. Todo esto envuelto siempre en un vaho espeso, casi palpable, de aromas acres que se pegaban al cuerpo, a la ropa y por lo visto también a los recuerdos. Y al final – como dioses- decir “hágase la luz” y ella, rauda, rehacía el universo “real” en un santiamén y lo que había sido negrura, pasando luego, por fantasmales sombras sanguinolentas, ahora, podía apreciarse en todo el esplendor de la imagen fotográfica contemplándonos desde la bandeja de líquido fijador. Seres, adustos unos, contentos los otros. Piedras, en el caótico orden natural o en orden y concierto humanos, aunque el tiempo poco a poco las lleve de nuevo a su “desconcertado” origen. Ciudades, también de piedra, fundida ahora y pobladas de luz 24 horas al día. Paisajes, mares, naturalezas vivas y muertas, sucesos y sobre todo… los Muertos…….muertos que perviven y persisten pegados al papel convertidos en negro haluro de plata. Y es que el color, inventado años ha, no suplantaba al blanco y negro que,insistía (e insiste) en permanecer apoyado en su virtual manera de enseñarnos la realidad distinta a como la vemos.
El ácido Acético (vinagre), el hiposulfito de sodio, el revelador y los cuartos oscuros aún existen y probablemente seguirán existiendo mucho tiempo, pero cada vez menos y para fines muy específicos haciendo que la fotografía ya no huela a vinagre.

SACASAS

En este post el menú será entonces: Fotos a la vinagreta.Años 80s

SACASAS Campanario y Catedral, Cartagena de Indias

Animales. Fotos: SACASAS

Click en las fotos para ampliar.

DSC_0305

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy algunas imágenes de animales, que no hay muchas en el Blog, siempre hermosos aunque esten encerrados en el zoológico.

DSC_0293b

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0313

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0292

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Navidad y Año nuevo. Imágenes y texto: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

DSC_0049

Navidad y fin de año

 

Navidad fiesta pagana por excelencia, Solsticio de invierno, apropiada por el cristianismo como fiesta suya (Como casi todas las fiestas cristianas). Lo cual no la demerita sino que la hace aún más universal (Católico significa universal), disfrutala ya por cristiano ya por pagano. Fin de año, es solo un punto en la órbita del planeta Tierra al cual tornamos cada 365 días 6 horas y unos minutos, en realidad nada transcendental, pero aún así valgan nuestros votos de felicidad y prosperidad (para los que la necesiten), pero sobre todo libertad de expansión, expresión y vivencia para todos los que sepan que la vida vale por esto. También votos de felicidad para quienes creen en otras religiones igual de respetables y por supuesto también para quienes no creen en ninguna pero guardan y esperan el debido respeto. Es decir, mis mejores deseos para todos (“per a tothom” palabras mágicas del Catalán que no se dan en Castellano).

Gabriel SACASAS

DSC_0050DSC_0011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0097

Imágenes de archivo. Fotos y texto: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

DSC_0015

Es verdad que tengo un poco descuidado el Blog en cuanto a lo literario y ello debido a que comienzo a trabajar en un proyecto más ambicioso cuyo  objetivo sera  la edición de un nuevo libro, de cuentos y algún ensayo incluido.Por lo pronto sigamos disfrutando de imágenes del archivo, recordando el bullicioso 15M que parecía un simple “happening” y ha resultado siendo más influyente de lo esperado. También un par de personajes curiosos en Barcelona. Una versión vertical y en color de  “Gastronomía2″  y cerramos con estos músicos callejeros  ya célebres en las calles de la Ciudad Condal. Espero poder regalarles pronto una crónica más nutrida, por ahora disfruten de las imágenes.

Gabriel SACASAS

 

DSC_0008DSC_0117

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0268

 

DSC_0010

Barbacoa del Antic Teatre Barcelona. Fotos y texto; SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

 

Todos los años, en visperas del Día de Difuntos,  la Asociacion cultural Antic Teatre de Barcelona organiza una barbacoa para el vecindario de la institución. Aquí una primera muestra gráfica del acontecimiento:

 

DSC_0154b

 

 

 

DSC_0094DSC_0144

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0149b

Imágenes analógicas. Fotos: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

011 (1)Parque Botero, Medellín

 

El fotógrafo callejero, 1983. Fotografía, 38 x 27 cmsacasas (1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotógrafo bien equipado                                                                                                                                        Autorretrato

 

579415_2980882763658_331886168_n (2)En el viejo hotel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crónicas de la hipermodernidad e imágenes sueltas. Fotos y texto: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

DSC_0031a

 

Crónicas de la hipermodernidad

 

 

 

Se levantó antes de que la cama lo despertara para evitar la cháchara salutífera de la mañana, pero aun así esta en seguida lo detectó y encendió las pantallas donde aparecían todas las medidas de su estado biológico reforzadas por una voz que las iba leyendo: Temperatura 36.7 grados, presión arterial 80 – 110, PH intersticial 7.34………. Hizo caso omiso de todo ello y, poniéndose de pie, se desperezó estirando todos los músculos del cuerpo. Había dormido bien, esa noche la WI-FI no le había infiltrado demasiados comerciales en los sueños. La cama dejo de recitar cifras y le recordó que tenía que hacer sus ejercicios matinales obligatorios en beneficio de su salud o si no se le descontarían 0.25 sub- Bitcoins automáticamente por parte del ministerio del ramo. La cama le descontó el dinero al comprobar que no cumplía con la rutina y le leyó el texto completo del parágrafo legal que decretaba la multa.
La cama apagó las pantallas cuando caminó hacia la nevera y esta encendió la suya, lo saludó con el ‘Hola buenos días’ de siempre y empezó a trasmitir comerciales sugiriendo desayunos de acuerdo a su historial de consumo. Sacó el primer paquete que encontró y sin fijarse en la marca lo introdujo en el micro- ondas que en seguida empezó a preguntarle por la temperatura requerida y terminó recordándole que tenía una llamada perdida y si quería atenderla desde su teléfono (el del horno) o el de la nevera, “ahora no”  contestó y la voz le salió carrasposa como su garganta, volvió a abrir la nevera y sacó un zumo de naranja para aclararla un poco. El horno avisó que la comida ya estaba caliente. Eran huevos con tocino pero solo el aspecto, estaban elaborados a partir de productos vegetales especialmente soya y como hacía tanto tiempo que no probaba unos reales no sabía si el sabor correspondía a lo que parecían. Los comió sin mucho entusiasmo sentado a la pequeña mesa del comedor, que afortunadamente no era “inteligente” y permanecía silenciosa.
DSC_0040Cuando terminó dejó algo en el plato para Bugs su conejo. Desde que los Animalista habían impuesto el veganismo obligatorio la imposibilidad de alimentar mascotas con proteína animal había hecho desaparecer los indefensos perros, los gatos (mejor preparados) sobrevivían en la clandestinidad; así que la gente criaba como mascotas solo animales vegetarianos, conejos, cerdos, aves, que además estaba seriamente castigado el sacrificarlos y aún peor consumirlos. Certificó que el pequeño piso estuviera hermético, preguntándoselo al horno que contestó afirmativamente. Era muy importante esto antes de salir,  no solo para evitar entrada de contaminación del aire o el sinnúmero de plagas que pululaban en el ambiente sino también para que los gatos salvajes, que sobrevivían clandestinamente alimentándose de las mascotas con amos descuidados, no se comieran a su querido conejo. Termino de vestirse, puso todo el software de la residencia en situación ausente y salió activando la doble puerta neumática que mitigaba la pérdida de aire filtrado del interior y además aseguraba, hasta cierto punto , que los ladrones (abundantes) no se apropiaran de sus preciadas pertenencias.
La calle de barriada con pocos peatones y alguno que otro vehículo automático que pasaba en silencio, no se veía bien, los edificios de pintura raída y descascarada, montones de basura por recoger cada pocos metros y sobre las tapias  corrían  los odiados gatos salvajes esperando un descuido para caer sobre alguna indefensa mascota vegetariana. El aire tenía color azul plomizo y olía a podrido. Había salido con el casco virtual, obligatorio, puesto, pero había olvidado darle al ‘play’, lo hizo con premura esperando que no le cobraran multa por ello y después de un pequeño temblor la realidad recobró su sentido. Ahora la calle era un hermoso bulevar orlado de frondosos árboles, limpia y reluciente con pájaros y mariposas (sin gatos, el programa del casco borraba todos los elementos indeseables) y ya no olía a podrido. Una voz le comunicó que se le habían descontado otros 0,25 sub-Biscoints por salir a la calle sin la protección superior activada y le leyó el parágrafo legal respectivo recordándole al final que todo era por su seguridad…………..

 

SACASAS

 

DSC_0232Nota: Las imágenes no necesariamente hacen referencia al Texto

Gazapera y un par de imágens. Fotos y textos: SACASAS

DSC_0238b

Gazapera

 

 

Una nueva colección de gazapos, tan abundantes ellos en los medios actuales  que solo publicamos los más sonoros y perdonamos, con magnanimidad, a la mayoría, por considerarlos debidos a la rapidez con que se mueven estas cosas hoy en día. Comenzaremos con la curtida periodista María Jimena Duzán.

Gazapo 7.9,14. Ma Jimena Duzán

 Revista Semana. Colombia. 07 09 14 edición digital. Artículo de María Jimena Duzán. Lo mejor del gazapo no es el error en sí sino la “corrección” de tildar la esdrújula. “Espurio” es la de la RAE.

 

La Vanguardia BCN 13  09 14

 La Vanguardia, Barcelona, 13 09 14. Edición digital. Aquí no hay error ortográfico sólo que no es el “barco más grande del mundo”, este título lo ostentan los “Bullcarriers” y petroleros. Es el barco de pasajeros o paquebote más grande del mundo.

bello facial

El Espectador, Colombia. Edición digital. 20  08 14. Este gazapo es muy “bello” porque se les empieza a poner la cara bonita. “Vello”

 

Perdón

Revista Semana, Colombia. Edición digital. 17 08 14. Redacción a refacción. En el titular Iván concede el perdón y de inmediato, en el subtitulo, lo solicita. Grave por ser en los encabezados de la noticia.

 

Gazapo Espec Cauce

Premio “Gazapo de oro”. Si bien siempre se puede alegar que se metió mal el dedo, nunca en el titular, en este caso la excusa tampoco sirve porque el error se repite en el artículo. Los ríos y las economías pueden salirse de “cauce”.

 

Rev Semana 22 08 14

 

 Otro de “Semana”.Edición digital 22 08 14. Es importante aclarar y volver a aclarar este error cada vez más común y que se presta a grandes confusiones. Para los anglosajones un billón equivale a mil millones para los hispano parlantes es un millón de millones; la población mundial es de aproximadmente seis mil millones de habitantes (6 000 000 000) y no seis billones como indica el titular, la palabra correcta en Español es “millardo” que equivale a mil millones. Seis millardos de habitantes.

 

DSC_0112

Sol y la Superluna. Fotos y texto: SACASAS

Click en las imágenes para ampliar

DSC_0138

 

 Huyendo del bochorno veraniego de Barcelona subí a Vallvidrera a la caída de la tarde, allí, me sorprendió una de las superlunas de la temporada. Selene, esplendorosa, despidiendo al carro de Febo mientras este se pierde tras las montañas en lontananza.

SACASAS

 

 

DSC_0150bDSC_0153

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0142